Jaguar F-Type

DIGNO CABALLERO DE LA ELEGANCIA BRITÁNICA

El legado pura sangre de la marca Jaguar, se mantiene esencia y espíritu con el F-Type, el sucesor ultra moderno del E-Type, carro que ganó corazones, fama y glamour en los 60s convirtiéndose en un icono de la industria. Sensuales líneas marcan la silueta sensual de este deportivo, principalmente la línea que arranca desde el mismo bumper, se apoya en el faro, y continua hasta el final de la puerta, desvaneciéndose suavemente, hasta que después por encima, comienza abruptamente, otra línea que al ganar altura y llegar hasta morir en el faro trasero, crea la singular y rápidamente reconocible silueta trasera de Jaguar, ahora modernizada, con ángulos más agudos, que encajan muy bien en una era de súper deportivos de altas prestaciones.

El frente del bumper, lugar donde se encierra el logotipo de Jaguar, se acomoda por debajo de los faros, escoltado de entradas de aire, inspiradas de las branquias de un tiburón, mientras que en su lateral las salidas de aire, contrastan como elementos de diseño con su parrilla de panal de abeja.

Debajo de su piel, el chasis completamente de aluminio, es el torsionalmente más rígido construido hasta la fecha por parte de Jaguar, y gracias a ser ultra liviano, es pieza clave para cumplir con los propósitos de manejo dinámico por parte de este bólido. Debajo del capo, la magia sale a relucir con 495 hp, de su motor 5.0 V8 Súper cargado, que al apretar el botón de encendido, ronronea como todo un felino, hasta que uno apoya más el pie en el acelerador, y allí su verdadero y estremecedor ruido, contagia de emociones y adrenalina.

Capota afuera para el concierto acústico, y acelerando a 100km/h en tan solo 4.3 segundos, parece ser que el autódromo se hizo más pequeño, de gozo y risas, uno pasa a un estado de trance serio, todo se puede sentir, particularmente su motor V8, que en cada curva demuestra poder. Las cosas se pusieron serias aquí, ahora es responsabilidad mía ver hasta dónde puedo empujar su desempeño. Los controles aun dan para más, recubierto en cobre, hay una perilla para uso en nieve, y otra con una silueta de bandera a cuadros. La opción es obvia. Al activarlo, el carro se transforma y lo que antes era deleite para el oído, ahora sube sus decibeles. Embriagante y estremecedor, el V8 suena cada vez más duro.

Después de dar un par de vueltas a toda máquina, decido detenerme. Aun hay que sacar mas fotos y video, y la prueba no ha terminado, pero mientras se graban las escenas del interior, comienzo a analizar en detalle la cabina asimétrica, toda de cuero rojo, fue inspirada de jets de combate, los detalles en cobre, son seleccionados para los botones más ambiciosos, como son las paletas del timón, botón de arranque y cambio de modo de manejo. En el centro de la consola, hay un agarrador que quiebra y divide la cabina en dos áreas diferentes, y arriba de la consola, en dado caso de estar accionado, sale de forma motorizada las ventílelas para disfrutar del aire fresco, y al momento de no utilizarse automáticamente se vuelve a esconder para no distraer al conductor.

Su tablero, vertiginoso, es fácil de leer gracias al timón de tres puntos de perfectas y estudiadas proporciones. La magia de toda este poderoso y exquisito súper deportivo, de mantenerse en pista, depende también de su computadora, que analiza constante el estado de la tracción de sus neumáticos, gracias al sistema de Dinámicas Adaptativas de Jaguar, un sistema que activamente controla el movimiento vertical, roleo, y cabeceos. El sistema continuamente monitorea lo que hace le piloto y la actitud del carro en la carretera, ajustando sus amortiguadores, hasta 500 veces por segundo, para optimizar la estabilidad.
El bloqueo diferencial maximiza a la tracción y ofrece un mejor control. Es operada por un motor eléctrico que funciona como un clutch multi plato, que puede transferir el torque a la rueda de mayor agarre. Totalmente automático en operación, el sistema puede aplicar bloqueo del torque de forma casi instantánea. Funcionando en conjunto con el sistema de estabilidad, tracción y abs, el sistema otorga un control fino de poder y saca el mayor provecho del agarre disponible para las ruedas.

Inspirado de cabinas de aviones de combate, los controles están ergonómicamente agrupados por función. Una clave para reconocerlo es la palanca de cambios que controla la caja de 8 velocidades, mientras que las ventiletas se despliegan por encima del tablero solo cuando lo comanda el piloto o por medio de complejos algoritmos, de no estar desplegadas, se mantienen discretamente fuera de la vista.

La reconocida empresa británica Meridian, ofrece entre 10 y 12 bocinas, con una potencia de salida de 380Q y 770Q respectivamente. El sistema se beneficia de la gran experiencia que tiene esta empresa en procesar señales digitales para crear una reproducción de audio, segunda a ninguna.

 

 

En conclusión, el F-Type sin duda me ha sorprendido, es su concepto base, y heredado que lo hace fascinante, sensual, ultra preciso, y poderoso, pero sobre todo vivo. Disponible en Jaguar distribuido por Grupo Los Tres, en varias versiones.

Comments

comments

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *